Empate entre el Huracán y los Nicas

Contrario a la victoria esperada por parte de la Selección de Puerto Rico ante su segundo encuentro con Nicaragua, el Huracán Azul culminó los 90 minutos del amistoso, ayer en la tarde, con un empate de 1-1, resultado de goles en el segundo tiempo solamente.

A diferencia del primer partido del fin de semana cuando la Selección lució dominante y airada sobre el césped sintético del Bayamón Soccer Complex, ayer domingo, no se mostraron tanto como los protagonistas, sino como personajes pares al equipo nicaragüense. Esta vez, al Huracán le costó sobrepasar al equipo centroamericano, pues un nuevo sistema de juego había sido implementado en los Nicas tras su derrota de 3-1 el viernes pasado. “El viernes fuimos totalmente desbordados por Puerto Rico. “Puerto Rico fue infinitamente superior a nosotros. Hoy no, hoy hemos hecho otro planteamiento táctico, ha salido bien”, estableció el Director Técnico de Nicaragua, Enrique Llena.

Con la estrategia, se encargaron de obstruir la ofensiva azul durante los primeros 45 minutos jugando más al contraataque y resistiendo con una presión intensa. Más adelante, entrado el segundo tiempo, pusieron a la defensa y al portero puertorriqueño a raya e intentaron mantener a todos sus jugadores dentro del terreno de los locales llegando al área de su rival en varias ocasiones y causando algunas oportunidades de gol. “Hemos empatado. Los muchachos han creído en la victoria. Esa es la actitud que a mi me gusta.”, afirmó Llena mostrándose satisfecho al estudiar la ejecución de su Selección.

Por su parte, el Huracán, durante el primer tiempo, mantuvo la misma alineación del partido pasado, salvo por Andrés Pérez (#14), quien jugó por el mediocampista Andrés Cabrero (#17). “Nosotros intentamos hacer lo mismo que el partido anterior. Obviamente, Nicaragua se replegó, no jugó de tú a tú desde el principio, aguantó, hizo un bloque atrás”, analizó el Director Técnico de Puerto Rico, Jeaustin Campos, pues advirtió cómo la defensa nicaragüense se convirtió en obstáculo que estropeó sus llegadas al área destinada, luego de haberse adaptado al estilo de juego de los puertorriqueños.

En cambio, durante la segunda mitad, el cuerpo técnico del Azul, intentó utilizar los minutos de juego lo más prudente posible de manera que todo jugador que aún no hubiese tocado el campo, entrara para demostrar su potencial ante sus contrincantes. Tal fue el caso de los jóvenes Emanuel D’ Andrea (#22) y Joseph “Jackie” Marrero (#10), de tan sólo 17 y 18 años, respectivamente. “Vamos a seguir probando y vamos a seguir subiendo muchachos de la U20”, sostuvo Campos mientras comentaba sobre las sustituciones que realizaron durante el tiempo disponible.

El ícono del fútbol puertorriqueño, Alexis Rivera (#6), también tuvo minutos de juego durante el segundo tiempo, convirtiéndose en la asistencia que resultó en el único gol de Puerto Rico con un centro no muy alto por la banda derecha. El balón que envió Rivera al área fue encontrado por la patada decidida del #20, Joshua Hansen, quien incrustó la esfera de juego dentro de la portería contraria en el minuto ’60. Pero la sensación de victoria duró poco, pues 20 minutos más tarde, en el ’80, el #11 Albiazul, Eulises Pavon, consiguió el gol de empate para los Nicas, faltando ya poco para completar los 90 minutos de juego.

La ola de calor de casi 90 grados Farenheit que ha azotado a Puerto Rico durante esta semana fue un factor evidente con el cual ambos equipos tuvieron que batallar durante los primeros 45 minutos cansándolos considerablemente. En los jugadores del Huracán se percibió un descenso en la resistencia física. Aunque intentaban mantener un juego explosivo y dinámico, el cansancio era notable y el ritmo no era comparable con aquel del viernes pasado; sus movimientos y desplazamientos no se apreciaron tan fluídos y unísonos. Su presencia durante este amistoso no fue tan prominente, a pesar de sí haber tenido un mayor dominio dentro del campo comparados con la Selección de Nicaragua.

La posesión en el segundo tiempo, especialmente, fue más equitativa; en términos de toques y desplazamientos, ambos equipos se mantuvieron similares, según Campos, por la merma en la intensidad de los puertorriqueños, luego de no haber aprovechado al máximo el tiempo y las oportunidades de la primera mitad. Fueron los boricuas quienes tuvieron más tiros a gol, aunque no lograron culminar muchas jugadas con el balón dentro de la malla. Este enfrentamiento fue uno más agresivo, obteniendo ambos equipos numerosos tiros libres y varios jugadores con tarjetas amarillas. A pesar del agudo combate entre jugadores de ambos bandos, sólo un jugador, Medardo Martínez, #18 de Nicaragua, resultó expulsado del partido tras una tarjeta roja a consecuencia de doble amarillas en el segundo tiempo.

 

Published on / Publicado en Tarjeta Roja TV.

Advertisements