Los Tres Leones destrozan a Suecia

Posiblemente, toda Ucrania retumbó y vibró con el palpitar de los casi 68 mil corazones que vivieron la emoción del espectáculo entre Inglaterra y Suecia en el estadio de Kiev, donde ambos equipos del Grupo D dejaron cuerpo y alma con miras a obtener la gloria. Sin embargo, sólo uno salió triunfante, mientras que el adversario se convirtió en el segundo equipo eliminado en esta Eurocopa.

Con lágrimas en sus ojos y la sangre aún hirviendo en sus venas, los jugadores de amarillo y azul se despidieron de esta edición del torneo europeo, luego que Danny Welbeck le asegurara a los Tres Leones una delantera de 3-2 con su gol en el minuto ’77. Esa ventaja se le hizo difícil a Suecia superarla, más cuando ya en los últimos minutos la desesperación devoró su raciocinio haciéndolos actuar casi por impulso en un afán infructuoso por conseguir el empate y no quedar fuera de la competencia.

El majestuoso gol de Welbeck, que, con gran certeza, se grabará eternamente en la memoria de todo seguidor del fútbol, fue uno inesperado, irreal y casi inconcebible, siendo el resultado de un movimiento que no estaba intencionado a ser un tiro al arco. Tras el pase de Theo Walcott por la derecha, el delantero #22 que estaba completamente de espaldas a la portería de Andreas Isaksson, causó que el balón entrara en la malla al desviarle su curso con el talón derecho en un intento por pararlo y posicionarse para efectuar una siguiente movida. Con asombro, la jugada le salió mejor de lo que seguramente creía, pues resultó en el desempate que había estado buscando Inglaterra desde que alcanzaron a los suecos en el 2-2.

Inglaterra tomó la delantera del partido en el minuto ’23 cuando Andy Carroll sacudió su negra cabellera en dirección de la portería con un cabezazo que incrustó el primer punto del partido en el arco de Isaksson. Pero Suecia no se quedó atrás por mucho tiempo; en el ’49, Olof Mellberg se adueñó del balón que salió de un tiro libre ejecutado por Zlatan Ibrahimovic y lo dirigió hacia la malla de los leones por la derecha, siendo el defensa inglés, Glen Johnson, quien lo terminó de rematar dentro del arco en su intento por alejarlo de la línea de gol. Tristemente para Johnson, la Tango ’12 rebotó con el poste más cercano, regresando al interior de la arquería y fue a él, no a Mellberg, a quien, entonces, se le adjudicó el punto, clasificándolo como un autogol.

Más adelante, Suecia se adelantó a sus rivales cuando Mellberg tocó la puerta nuevamente e invadió el hogar de Inglaterra con la esfera que convirtió en el segundo punto para su Selección, que ya se había agrandado desde su primero. Insatisfechos con el giro que había tomado el partido, los ingleses olfatearon su ocasión de empate y la consiguieron con un balazo de Walcott, en el minuto ’63, producto del rechazo, por parte de la defensa amarilla, de un tiro de esquina inglés por la izquierda, que trajo el globo a sus pies. Más adelante, Welbeck inclinó el marcador en definitiva a favor de los Tres Leones, quienes por primera vez conquistan una victoria frente a Suecia en un torneo principal.

 

Published on / Publicado en Tarjeta Roja TV.

Advertisements